Apostasía naval

46 VirgenCarme_2rombos-640x640Hace unos días fue de el día del carmen (es decir, de la Virgen del Carmen, patrona de las cosas del mar). Como es verano y todo el mundo está de vacaciones, aprovecho para «celebrarlo» con un post tardío y algo irreverente que espero no hiera muchas susceptibilidades; por si acaso le pongo 2 rombos.

El nuestro es un estado laico, como dios manda. ¿Debería extenderse esta laicidad a otros ámbitos? Por poner un par de ejemplos totalmente aleatorios, digamos a una Asociación o a un Colegio de profesionales ingenieros, en los que habrá miembros que profesen otras religiones, incluso alguno se atreverá a ser ateo. Por otro lado, ¿qué es exactamente una Patrona?? (de la RAE: «Protector escogido por un pueblo o congregación, ya sea un santo, ya la Virgen o Jesucristo en alguna de sus advocaciones»). Pero ¿quién la elige, por qué, bajo qué criterios? ¿Para qué la queremos?

«Por tradición», responderán muchos. Bueno, también es tradición lanzar una cabra desde un campanario, tirarse toneladas de tomates por encima o torturar morlacos, y, en otros países más exóticos (o no), hacerse enormes agujeros en las orejas, circuncidar el prepucio del hombre, o rebanar el clítoris de la mujer. ¿Hasta dónde se puede llegar en nombre de la tradición? ¿Y se pueden secularizar las tradiciones? (es una pregunta retórica, pero en realidad SÍ se puede, no hay más que ir a una de esas bodas pseudo-religiosas a las que la iglesia se ha visto abocada para mantener la clientela).

Por contra, la AINE y el COIN (que se suponen laicos ya que en sus estatutos no se dice lo contrario) se empeñan cada año en festejar de manera institucional, cada 16 de julio, una celebración católica.

En fin, para liberar a nuestro sector del yugo de la religión, yo propondría como patrón a algún ingeniero de renombre, tal vez Jorge Juan (lo cual daría ocasión de celebrarlo dos veces: el 23 de abril y el 24 de junio); o bien Peral, para resarcirlo de todas las perrerías que sufrió tanto en vida como tras su muerte. Aunque pensándolo bien, ya que el primer ingeniero naval fue dios (hizo el proyecto de una famosa arca, contratando a Noé como Director de Obra), ¿por qué no tomarlo a él como Patrón, directamente? Modestia aparte.

Y no quiero terminar sin nombrar al bueno de San Telmo, patrón de los marinos y gente de mar originalmente, a quien se rescindió el contrato basura que tenía con ellos sin ningún tipo de explicación ni indemnización, para sustituirlo por Santa Carmen (¿alguien sabe por qué exactamente?). El pobre no debía ser suficientemente mediático y acabó arrastrándose por los campos de 2ª B, antes de decidir quemarse a lo bonzo con uno de sus otrora famosos fuegos.

(Imagen de portada, por el autor.)

 

Acerca de bruno

Ingeniero naval; en las playas de Esqueria, me entretengo empezando castillos en el aire. Escribo, exploro, nado, insisto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: