El misterioso Short Sea Shipping (1)

09 Barcelona_port_IIEl Short Sea Shipping (o transporte marítimo de corta distancia, o SSS) no tiene nada de misterioso, pero es un gran desconocido en España (no sé si también en el resto de Europa).
Esta semana, la edición digital de La Vanguardia publicó este interesante artículo en que se desgrana en parte el potencial de esta forma de entender el transporte. La Unión Europea intenta consolidarlo desde hace 20 años, pero parece que aún queda mucho camino por recorrer para que se optimice su funcionamiento.
El ABC del SSS se podría resumir, con trazo grueso, en los siguientes puntos:

  • Consiste en transportar en barco mercancías principalmente, pero también pasajeros, en rutas no excesivamente largas (del orden de entre 800 y 3.000 km), como alternativa al transporte por carretera.
  • Son líneas con servicio fijo entre puertos determinados, con salidas regulares varias veces por semana.
  • El sobrenombre de “Autopistas del mar” proviene del hecho de que, pese a que un camión (100 km/h) es bastante más rápido que un barco (pongamos 12 nudos, unos 22 km/h), en conjunto el SSS pretende ser una alternativa que no aumenta significativamente el tiempo de transporte respecto al camión.
  • En un contexto ideal, la optimización se consigue mediante el transporte intermodal: combinando barco, tren y camión donde y cuando sea necesario.
  • En determinadas condiciones, el transporte en barco es menos costoso que el transporte por carretera (se estima que del orden del 10% menos).
  • Estas condiciones son aquellas que, para el que necesita el transporte, hagan ambos modos de transporte comparables: tiempos totales (no solo el de tránsito), facilidad en el papeleo, facilidad de carga/descarga, tasas portuarias asumibles, etc.
  • Por contra, la inversión en infraestructuras (terminales de carga y sus accesos, y hubs logísticos principalmente) es muy elevada; eso hace que la mayor parte sea realizada por empresas privadas, con todo lo que ello implica: apuesta por las rutas más rentables; crecimiento asimétrico en zonas donde hay más inversión; mayor dinamismo en la inversión y explotación; etc.
  • Con el transporte marítimo, el consumo de combustible por tonelada y kilómetro transportado es menor; por tanto se consigue una reducción en las emisiones de CO2, esa nueva religión de los políticos.
  • Trasvasando a los barcos miles de toneladas a transportar, se reduce el tráfico en las carreteras, con todo lo que esto lleva asociado: descongestión, menor siniestralidad, etc.
  • La Comisión Europea está plenamente concienciada en el impulso al SSS, y dedica decenas de millones de euros para ayudar a su desarrollo.

Todos estos puntos requieren algunos matices, por supuesto. En posteriores artículos intentaré desarrollarlos con algo más de detalle.

(La imagen de cabecera es el puerto de Barcelona, y está obtenida aquí.)

Acerca de bruno

Ingeniero naval; en las playas de Esqueria, me entretengo empezando castillos en el aire. Escribo, exploro, nado, insisto.

Un Comentario

  1. Pingback: El misterioso Short Sea Shipping (2): Subvenciones no, gracias | Esqueria

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: